Chema Salcedo influyente periodista peruano en Bilbao

Miércoles 13 de Noviembre
-16.55 Llegada Aeropuerto Bilbao procedente de Perú.
-7. 30 pm Coordinaciones con equipo de trabajo de Emprebask Perú.
Coordinaciones para las visitas a familiares, amigos. Visita ciudad: breve recorrido de pintxos y chiquitos Casco Viejo.

Jueves 14 de Noviembre
-9.00 am. Sabino Arana Fundazioa, visita a contactos para utilizar archivos, visita a la Fundación.
-11.00 am. Visita a Zorrotza, Callejón de Tránsito 7. Lugar de su nacimiento y zonas de alrededores.
-3.00 pm. Visita a Begoña, iglesia, cuartel cercano mencionado por su padre en su escrito. Se almuerza en un Txoko. Se baja hacia Bilbao desde la Basílica al Casco Viejo por calzada de Mallona.
-5.00 pm. Recorrido Bilbao al atardecer, calles por las que marcharon gudaris yendo al frente o intentando evitar destrucción puentes y otros.

Viernes 15 de Noviembre
-9.00 am. Visita Eibar, Acondia, monte Illordio y Peña Lemona, lugares de batalla. Entrevista con hijas de gudaris. Miembro de Emprebask Perú apoya con contactos.
-3.00 pm. Visita Ondárroa, conversación con antiguo gudari.
-5.00 pm. Recorrido Bilbao.

Sábado 16 de Noviembre
-9.00 Visita Trapagarán, casa padre, cementerio, funicular, alrededores. Visita Sancho de Beurko. Visita museo Sancho de Beurko.
-12.00 am. Portugalete. Visita a gudari sobreviviente.
-3.00 pm En Txoko reunion familiares y amigos.
-5.00 pm Regreso de Santurce a Bilbao por la ría.

Domingo 17 de Noviembre
-Gernika y Lekeitio. En Lekeitio visita a monjas agustinas que habitaban convento de Eibar. Lectura y filmación de monjas y su diario de tiempos de Guerra.

Lunes 18 de Noviembre (Jaime Vásquez llega de Milán)
-Visita a Donostia/ San Sebastián. Museo San Telmo, parte vieja, paseo de la Concha, funicular y parque de Igeldo.
-Turismo comercial.

Martes 19 de Noviembre
-Reunión con la Dirección de la Comunidad Vasca para el Exterior
-Actividades complementarias por definir.

Miércoles 20 de Noviembre
-Actividades, planificación regreso para filmar
-Salida de Bilbao a Madrid a las 19.50

Archivos Fundación Sabino Arana (Donación del archivo de Gabino Artolozaga, comandante del Irrintzi):

Escrito del padre de José Salcedo Molinuevo
(Trapagarán 12 agosto 1916-Lima, Perú 1 de diciembre de 2012)
Hace tiempo que estaba con la idea de tener el recuerdo de cuánto tiempo estuve en la guerra y en qué frentes, así que voy a dar algunos datos.
Comenzó la guerra y tuve que incorporarme a un batallón. Como se podía afiliar al batallón que se quería, yo me enrolé en el batallón Irrintzi del Partido Nacionalista Vasco. Me presenté en el cuartel que estaba en Lejona. Estuve ocho días en el cuartel y nos fuimos al frente que estaba en Eibar (Guipúzcoa). Se decía que ese cuartel había sido un convento de monjas.
Nos llevaron a un sitio que se llama Acondia para hacer prácticas y días después fuimos al frente, un monte que se llama IIlordo. Nosotros pertenecíamos a una compañía de morteros. En este frente estaba el batallón de infantería del Partido Socialista, donde me encontré con dos amigos. Pasaron unos días y todo estaba tranquilo hasta que una tarde llegaron los aviones a bombardearnos y hubo varios muertos y ya nos hicimos la idea de lo que nos esperaba.
Como pertenecíamos a la compañía de morteros, nos dieron un escudo para poner en la manga del brazo, que decía MAI: Máquinas de Acompañamiento de Infantería. Cuando se podía dormir lo hacíamos en una chabola que tenían los pastores en tiempos de paz, con sus ovejas. Pasábamos los días como se podía hasta que llegó el día trágico en que bombardearon Gernika. Ese día tuvimos que retirarnos con todas las máquinas que teníamos. Nos costó un gran esfuerzo pero había que hacerlo.
Caminamos varias horas hasta que llegamos a Gernika con los pies doloridos. Fue terrible lo que vimos, los muertos que había en el suelo y las casas cómo se derrumbaban. Nos quedamos a un costado hasta que llegaron los autobuses para llevarnos a Bilbao. Llegamos a un cuartel que estaba cerca de la iglesia de Begoña. Nos dieron dos días de descanso así que me fui a mi casa. Volví al cuartel y a la mañana siguiente fuimos al frente de Peña Lemona.
Aquí estábamos muy mal. Casi todos los días nos visitaban los aviones alemanes, hasta que llegó la hora de retirarnos. En la escapada me quedé enganchado con el pantalón en un alambre y tuve que romperlo. Legamos a Usansolo que queda al lado de la pista, donde había muertos y heridos. Me encontré con un amigo al que una bala le había atravesado la mano, y nadie le atendía.
Volvimos al cuartel y al día siguiente fuimos al frente de Larrabezúa en el que había mucha gente. Cuando llegamos comenzó la ofensiva en un monte cerca del pueblo. Nos bombardearon y hubo muchos muertos, entre ellos un chico que era mi vecino. Yo conversaba con el teniente de mi compañía que se apellidaba como yo y era muy buena persona. Una mañana me llamó y me dijo: no te expongas, la guerra está perdida. Y yo le contesté: hace tiempo que lo sabía.
Al día siguiente fuimos a Lezama, un pueblo muy bonito en el que no había nadie. Y después, de vuelta a Bilbao. Ya se puede decir que las tropas rebeldes tenían cercada la ciudad. Pasaron unos días y nos enviaron a cuidar la ciudad porque había rumores de que los de extrema izquierda querían que desaparezcan toda la industria y los puentes.
Cayó la ciudad y nos retiramos para Santander. Llegamos a Castro Urdiales donde había miles de refugiados. Allí entraron las tropas de Franco y todos quedamos prisioneros.

Fuente Ekoiru Constuling, Imágen Jose María Chema Salcedo

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies